lunes, 4 de julio de 2011

Recuerdos Vs Realidad 2.0

Como decía ayer, han pasado cuatro años desde que me fui de Kosovo. Mucho o poco, depende del punto de vista. Para mi, antes de aterrizar en Kosovo, estos últimos cuatro años parecían décadas, pero fue bajarme del avión, encontrarme con Mick –“el Dire” de la ONG en la que estuve como voluntario, y reencontrarme con el infernal tráfico kosovar, para que las décadas pasaran a ser días.

Mientras conducíamos hasta Pristina, se lo comenté a el “Dire”. El me miro con su media sonrisa y me dijo “todo sigue igual, nada ha cambiado demasiado desde que te fuiste” (esto no dejaba de ser un comentario irónico por su parte, si las cosas no han cambiado, significa que las cosas siguen mal inKosovo. Una pequeña broma de “el Dire”)

En el trayecto que separa el aeropuerto de Pristina del centro de la ciudad (menos de 20 kilómetros, pero casi 40 minutos de coche) nos pusimos rápidamente al día. Cuatro años de mi vida hiper-resumidos. Y todo sigue igual.

Así que por la tarde, me dediqué a pasear por el centro de la ciudad, buscando los rincones donde recordaba haber pasado grandes momentos: la pequeña librería-videoteca bohemia donde hablaba con los dueños de cine mientras tomábamos cervezas en el jardín trasero, el café de los artistas que servía de punto de encuentro y debates, el pequeño restaurante turco que preparaba el mejor lahmacun que he probado… salí a buscar estos lugares, recorriendo mi memoria algo oxidada, buscando la familiaridad perdida y esperando reencontrarme con alguna cara conocida, para que el esqueleto de la ciudad más fea del mundo recuperará el alma… Pero no hubo mucha suerte, uno tras otro, los lugares que mis recuerdos buscaban se enfrentaron con la insensible realidad, el tiempo ha pasado para todos… La librería-videoteca ha pasado a ser una frutería, el café de los artistas está en obras y no quedan ni los muros y el restaurante turco… el restaurante turco esta cerrado por vacaciones hasta el 24 de julio… estoy contando los días para volver a probar el lahmacun –tan solo espero que mi memoria no haya idealizado demasiado el manjar otomano y la realidad golpe de nuevo mis recuerdos…

Quizá por eso es mejor no volver a los lugares donde fuiste feliz… Disfrutar viviendo entre idílicos recuerdos, en lugar de mirar con cara de tonto una frutería sin espíritu bohemio.

kosovarian Puthje -besos kosovares-

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal