domingo, 17 de junio de 2007

LA BANDA 1.0

La organización Cerezas de los Balcanes es una ONG fundada al final de la guerra de Kosovo, allá por el ya lejano 1999. Como ya os he contado la organización ha sufrido importantes cambios desde su fundación. Pero hoy quiero presentaros a las personas que forman su dirección.

El "Dire" es un cowboy de tamaño bolsillo, del mismísimo Denver, Colorado, un estado de medio oeste, en el verdadero corazón de los Estados Unidos de América. Mick, que empieza a pintar demasiadas canas para estar inKosovo salvando el mundo, es un tipo tranquilo que disfruta leyendo y realizando profundas meditaciones. Vegetariano desde hace más de veinticinco años, admite comer pollo como gesto de respeto a las culturas locales.

La coordinadora especialista en educación es … bueno, es difícil saber de donde es, digamos que nació en Asía, fue adoptada antes de cumplir un año por una familia árabe-israelí, estudio allí, pero trabajo como profesora universitaria en Rusia, Alemania, Francia, Marruecos, Estados Unidos… bueno, digamos que habla tantos idiomas como TÚ sabes contar y que ha vivido tantas vidas como TÚ puedas imaginar. Sin lugar a duda es la persona más fascinante de Cerezas, y posiblemente de todos los Balcanes. Llego a tierras balcánicas hace más de diez años y desde entonces no ha parado de trabajar en diferentes proyectos, universidades…

El siguiente en la lista es el enlace local, un tipo nacido inKosovo pero perteneciente a una de las minorías étnicas con nombre impronunciable que deambulan por estos lares, ashkalis, provenientes de la estirpe de los antiguos persas en la mítica Babilonia. Llegaron a los Balcanes, se hicieron su huequito, aprendieron albanés, abrazaron la fe islámica…,y ahora cientos de años después, han pasado a ser una minoría étnica marginal, discriminada por serbios y albaneses en tierra de nadie en un país sin tierra.

Como buen musulmán se llama Mohamed. Su función es la de chico-para-todo; desde funciones de interprete –habla cinco idiomas- hasta chapuzas varias por la casa. También se encarga de coordinar proyectos con minorías y mil cosas más. A pesar de estar todo el día trabajando, ha tenido tiempo de tener tres matrimonios y cuatro hijos…

A parte hay un par de chicos jóvenes. Un kosovar que a pesar de su corta edad, no supera la veintena, ha participado en mil programas de voluntariado internacional. Y una americana de San Francisco, que llego a Kosovo empujada por una atracción irresistible e invisible que la tiene atada a esta tierra y de la que no sabe como librarse.

En la medida en la que vaya conociéndolos mejor, lo iré compartiendo con vosotros.


kosovarian Puthje -besos kosovares-

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

A las 18 de junio de 2007, 10:49 , Blogger huyamos... ha dicho...

Buenas crónicas desde Kosovo.Ánimo y sigue. ah, y la autocrítica es buena para tener los pies en la tierra, pero no seas tan cruel contigo mismo ni con tu generación. Un saludo. Y siempre... gracias.

 
A las 18 de junio de 2007, 20:55 , Blogger Anaïs ha dicho...

Me he enamorado de tus personajes, ¿se puede perdir más sobre ellos?
Me escondo y te leo...Aunque estés lejos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal