miércoles, 6 de julio de 2011

Realidad 1 idealismo 0

Mira durante 5 minutos estas fotos. Luego si quieres y te quedan ganas, lee el post en el que explico quiénes son y por qué están ahí/así.


Hoy he visitado Plementina.

ACLARACIONES:

Plementina es un “enclave serbio”, esto quiere decir que es un pueblo rodeado por población albano -kosovar en el que viven serbo-kosovares y “minorías”.

“Minorías” son diferentes grupos de romanies (en Kosovo hay oficialmente tres subgrupos de romanies: Romas, Ashkalies y Egyptians -comunidades RAE- ), más conocidos pero no muy políticamente correcto como “gitanos kosovares.”

La mayoría de las “minorias” –a partir de ahora romanies- de Plementina fueron expulsados de un pueblo cercano de mayoría albano-kosovar en junio de 1999 –coincidiendo con el despliegue de la OTAN en Kosovo y el retorno de los albano -kosovares tras el éxodo forzado por las tropas de Milosevic.
Cuando en 1999 los romanies llegaron a Plementina, tuvieron que acampar, poco después el campamento se “formalizo” por los organismos internacionales –UNHCR/ACNUR, Naciones Unidas, Cruz Roja y otros- llamándose Plementina IDP campamento

IDP (son las siglas en inglés de Internal Displaced Person –Persona desplaza en el interior del país), una mala y simplista definición de IDP sería: refugiados internos –pero es una definición incompleta, “refugiado” es un estatus politico aceptado por la legislación internacional, sobre los IDP prácticamente no hay consenso ni amparo legal internacional.

Después de muchas dificultades y años, se construyeron dos bloques de pisos para reubicar a los romanies IDPs. Estos hogares se dieron en propiedad a los romanies.

Desde enero de 2011, tras el segundo incendio en uno de los bloques y problemas en el sistema de canalización de aguas, una veintena de familias ha decidido acampar en los alrededores de los bloques ante la imposibilidad de continuar viviendo en esos pisos –básicamente los problemas de salubridad, humedades, falta de agua corriente y luz electrica-

12 años después han vuelto a donde empezaron, a una tienda de campaña.

12 años después las donaciones internacionales, el esfuerzo de la “comunidad internacional” por mejorar las condiciones de vida de las minorías étnicas en peligro de exclusión, los programas anti-discriminación, los proyectos de integración, y demás palabras biensonantes se han convertido en papel mojado…

12 años después los niños romanies vuelven a vivir en una tienda de campaña con toldos de UNHCR.

El idealismo ha sido vencido por la dura realidad.

El infierno en la tierra se llama Pobreza y su apellido Olvidados.

Siento lanzaros esto a la cara, pero es lo menos -¿único?- que puedo hacer, compartirlo con vosotros.
Estos ojos –los ojos de la inocencia- no son culpables de nada... Pero esos ojos me van a perseguir de por vida. ¿Qué podemos hacer para cambiar su suerte?


Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal